Recordando a Tomás…

Como conocedor de su trayectoria, pienso con pleno  convencimiento y satisfacción, que Tomás Hormigo pertenece a una de esas generaciones que marcaron época en su pueblo natal, Estepona, por su denodado esfuerzo y dedicación (ya en sus primeros años de estudiante) en la creación y puesta en marcha de un centro social y cultural, como lugar de encuentro donde se propiciaran ambientes intelectuales y corrientes de opinión social o científica y dedicó todo el tiempo que pudo (cuando permanecía en el pueblo) a sensibilizar y motivar a todos los que nos sentíamos cercanos a él, a fin de conseguir ese objetivo.

Tenía una firme voluntad de implicarse en la vida real de su pueblo, en su tejido social, sus problemas, sus necesidades. Le preocupaban especialmente las injusticias sociales. Véanse unos fragmentos de cartas que me enviaba: Mayo de 1.970:

"Mis inquietudes sociales se reducen a un lema: formación para el obrero y en igualdad de condiciones con todos los demás. Es decir, que si la ley de Educación se aplica honestamente, dentro de treinta años tendremos un país con una educación homogénea que forzosamente evitará que unos tomen el pelo a otros de la forma tan cercana que lo hacen ahora. Por lo pronto, el obrero ha de luchar contra sus explotadores y contra su ignorancia. Pero esto es una solución de urgencia ...."

"Parece que la inquietud social te ha prendido bien. Ayer, ya lo sabrás cuando recibas ésta, hubo tres muertos por la policía en Granada. La sorprendente Granada: riquísimos y paupérrimos. Parece que el asunto es grave, pues no es corriente que cosas así ocurran en este país. Alguna injusticia gorda sería, pero se arregla pronto: más policías..."

De familia humilde y de escasos recursos económicos, tuvo que ingeniárselas para continuar en Málaga (después de finalizar sus estudios de delineación) y comenzar los estudios de Perito Industrial que serían cinco años más. Por su buen comportamiento y brillante historial como estudiante, le facilitaron alojamiento en el famoso "cuarto de peritos" del internado del I.E.S. La Rosaleda, que compartía con otros tres más a cambio de ayudar en algunas tareas docentes.

Impartió clases particulares de Matemáticas y Física cuando sólo tenía 18 años, a estudiantes del curso anterior al suyo. Recuerdo también que trabajó un año en el Gobierno Civil por las tardes, como rotulisla escribiendo con plumilla (a mano alzada) los comentarios o referencias que le encargaban en los álbumes de fotos donde aparecía el gobernador en inauguraciones, eventos, etc...

Próximo a acabar sus estudios de peritaje, empezó a sentir un enorme interés y curiosidad por la Astronomía. Con los rudimentarios instrumentos de que disponía, ya comenzaba sus investigaciones sobre el Universo, con sus frecuentes observaciones y toma de datos. Sólo tenía 20 años.  Posteriormente. y como consecuencia de la base de datos que fue consiguiendo con sus investigaciones y los avances que tuvo en el conocimiento del Cosmos, le permitieron escribir (con el necesario rigor científico) y publicar el libro "Las medidas del Universo".

De igual manera, tenía también muy clara la idea de que tendría  que aprender idiomas, sobre todo el inglés, como herramienta necesaria para avanzar en sus investigaciones y conocimientos. Y se puso manos a la obra. Su música y canciones favoritas empezaron a ser las de los Beatles, y siempre que iba a Estepona sintonizaba (dada la cercanía) "Radio Gibraltar" que emitía en inglés, y así, durante todo el día en su casa sólo se oía a través del receptor, noticieros. comentarios de música, etc .... en ese idioma. Esta circunstancia le ayudó bastante a ir avanzando en el dominio del idioma. Y para conseguir plenamente este objetivo, se planteó, al acabar sus estudios marcharse al extranjero:

"También podemos hablar de irnos al extranjero: Francia, Canadá, Australia ¿hay algo más lejos? Mi amigo Jesús está aún esperando en Francia; ya te dije que tiene piso y al principio puede ayudarnos algo. Si me veo con algún dinero pronto y sin trabajo (¡qué combinación más rara¡) pienso ir. O sea, si ahorro cinco mil pesetas y estoy todavía sin trabajo, me iré en Septiembre."

Y tomó la determinación de irse a Inglaterra, donde permaneció una temporada trabajando y estudiando, y a la vuelta se ilusionó con la idea de escribir un libro de texto para estudiantes de Formación Profesional. Tuvo sus dificultades, no era tarea fácil, y al final lo consiguió, y aparecieron los dos tomos "ENGLISH IN THE POLYTECHNIC".

Dejó también constancia de sus buenas cualidades como escritor  y comentarista, impulsando la puesta en marcha de la revista "Vector" que se editaba en la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Peritos e Ingenieros Técnicos, donde participaba a menudo ilustrándonos con sus trabajos.  El proyecto "Fin de Carrera" lo hicimos los dos conjuntamente. Se trataba de diseñar un mecanismo móvil que adaptado a un camión pudiese hacer perforaciones de 20 metros de profundidad y 0,80 de diámetro. No era tarea fácil, pues no teníamos referencias ni bibliografía adecuada al caso, y el trabajo había de tener la calidad y el rigor que se exigía la caso, que no era poco. Nos íbamos repartiendo el trabajo y  después hacíamos puestas en común. Y llegado a este punto, quiero destacar aquí el amplio conocimiento que tenía al hacer los cálculos (de las partes y mecanismos diversos que componían el conjunto) aplicando el "cálculo integral" matemático. Sorprendió gratamente al tribunal cuando hicimos la "presentación" y fue calificado con la más alta puntuación.

Ya por fin, era Perito Industrial, y había que buscar trabajo rápidamente. No resultó fácil. Tocaba enviar currículum, visitar empresas, entrevistas de trabajo, etc ... Octubre de 1.970:

"Hace unos días, tuve prácticamente segura una plaza en una cantera que explota un ingeniero que conozco muy bien. Pero al darme la contestación definitiva, me dijo que lo sentía, pero se había cruzado otro, metido por el dueño de la cantera.  En Citesa me examiné y aprobé. Fui a ver al jefe de personal para ver cuándo y cómo ingresaría y me dijo que quizás nunca. Que tenían muchas solicitudes y ellos pueden escoger. La ley de la oferta y la demanda. Así que ya me he llevado dos buenos chascos. Los que vengan ahora los soportaré mejor..."

Pero creo que fue en la Fábrica de Acerínox del Campo de Gibraltar donde encontró su primer trabajo acorde con sus aspiraciones. Pero pronto comprobó que no le satisfacía lo suficiente, pues su auténtica vocación era la enseñanza y la investigación, así que decidió rescindir el contrato y poner todo su empeño en conseguir una plaza de Profesor. Dedicado ya a la Enseñanza. continuó trabajando incansablemente, y embarcándose en otros muchos proyectos. De ellos destaca especialmente todo lo que hizo para impulsar la puesta en marcha del Museo Escolar de Ciencia y Tecnología, ahora llamado Centro de Ciencia Principia.

Deseo también decir para concluir, con profundo sentimiento. que Tomás Hormigo fue hombre prudente, de alma grande, nobleza y gran corazón. Tenía gran capacidad para relacionarse con los demás. y para respetar a las personas tal y como eran. Ese acusado sentido de la tolerancia junto con su honestidad y lealtad hacían que se pudiese confiar en él. Otra de sus virtudes era su facilidad para dar ánimos, levantar la moral y encontrar la palabra adecuada en el momento necesario. Haciendo uso de su prudencia, mezclada con cierta dulce timidez, era capaz igualmente de transmitir ilusión, entusiasmo y ganas de vivir.

Te recordaremos "for-ever", como lo que fuiste: GRAN PERSONA Y MEJOR AMIGO.

 

Juan Calvo García

www.000webhost.com